Cinco de las mejores fotografías de fantasmas y sus historias.

Dicen que hay que ver para creer. Hoy en día con toda la tecnología digital disponible para manipular imágenes es difícil creer en fotos reales de apariciones del más allá. Falsear fotografías a través de métodos como la doble exposición y trucos de laboratorio es tan antiguo casi como la fotografía misma. De hecho existen programas que fácilmente crean fantasmas para poner en fotografías y son lo suficientemente convincentes para engañar a las personas.

Sin embargo, las siguientes fotografías no han sido retocadas o alteradas, y son genuinas pruebas de algo inexplicable. Las siguientes fotos son consideradas por muchos, no solo verdaderas, sino prueba gráfica irrefutable de la existencia de esta clase de presencias.

1. Fantasma de la dama café de Raynham Hall

Esta imagen de la Dama Café es quizás la fotografía más famosa de un fantasma en la historia. Se cree que se trata de Lady Dorothy Townshend, esposa de Charles Townshend, el segundo vizconde de Raynham Hall, en Norfolk, Inglaterra; quienes vivieron a principios de los 1700s. Se rumoraba que antes de casarse con Charles, Dorothy había sido amante de Lord Wharton. Esta, entre otras razones era la fuente de las sospechas de infidelidad por parte de Charles. Se dice que aunque los documentos dicen que Dorothy murió y fue enterrada en 1726, en realidad su esposo la encerró en un remoto rincón de su hogar hasta su muerte, muchos años después.

Se dice también que el fantasma de Dorothy suele vagar cerca de la gran escalera de roble entre otras áreas de Raynham Hall. Está famosa fotografía fue tomada en septiembre de 1936, por el capitán Provand e Indre Shira, dos fotógrafos que fotografiaban la propiedad para la revista Country Life. Una vez revelada la imagen, se tuvo la primera fotografía de la Dama Café. Esta se publicó el 16 de diciembre de 1936. Desde entonces, el fantasma ha sido visto regularmente.

2. LORD COMBERMERE

Esta imagen de la Abadía de Combermere fue tomada en 1891, por Sybell Corbet. Se percibe ligeramente la figura de un hombre sentado en la silla a la izquierda del cuadro. Su cabeza, cuello y brazo derecho se pueden ver con claridad. Se cree que este hombre es lord Combermere.

Lord Combermere  fue un comandante británico de principios de los años 1800s que se destacó en batalla. Este murió en 1891 luego de ser fatalmente golpeado por una carroza jalada por caballos. Sybell Corbet tomó la fotografía de arriba en su casa, mientras a unos seis kilómetros de distancia se oficiaba el funeral del lord. Tomar esta imagen, según Sybell, tomó cerca de una hora, con los antiguos procedimientos fotográficos. Como posible explicación, se cree que quizás alguien entró a la sala y tomo asiento brevemente, dando lugar a la borrosa imagen. Sin embargo, esta idea fue desechada por los sirvientes, pues de acuerdo con sus testimonios, no había nadie en la casa en ese momento.

3. FREDDY JACKSON

Esta fascinante imagen fue tomada en 1919, pero nadie la vio sino hasta 1975, cuando sir Victor Goddard la publicó. Se trata de un retrato grupal del escuadrón de Goddard, que sirvió en la primera guerra mundial. En este retrato se observa un rostro extraño detrás del cuarto piloto de izquierda a derecha en la primera fila. Se dice que se trata de Freddy Jackson, un mecánico que murió accidentalmente un par de días antes en la base. El funeral de Jackson tuvo lugar el mismo día en que la imagen fue tomada. Fueron los mismos miembros del escuadrón quienes reconocieron al mecánico. Se cree que el espíritu de Jackson, en desconocimiento de su situación, decidió presentarse a la fotografía grupal.

4. El fantasma de la escalera Tulip

El reverendo Ralph Hardy, de White Rock, en British Columbia, capturó esta imagen en 1966. Su intención era tomar una fotografía de la elegante escalera conocida como la escalera Tulip ubicada en la sección de la casa de la Reina en el Museo Marítimo Nacional de Greenwich, Inglaterra.

Cuando reveló la imagen, descubrió una figura que parecía trepar por las escaleras, sujetando la baranda con ambas manos. Varios expertos, incluidos algunos de Kodak examinaron los negativos originales y llegaron a la conclusión que esta no fotografía no había sido manipulada de ninguna forma. El avistamiento de figuras inexplicables en la escalera es hasta cierto punto regular, así como el sonido de pasos subiendo o bajando la misma aun cuando no hay nadie en ella.

5. El fantasma del asiento trasero

La señora Mabel Chinnery decidió ir a visitar a su madre al panteón un día cualquiera, del año 1959. Llevaba su cámara para tomar algunas fotografías de la tumba. Luego de hacer esto, decidió tomar una de su esposo sin que este se diera cuenta.

Cuando revelaron las imágenes, la pareja se llevó una gran sorpresa al descubrir una figura sentada en el asiento trasero del auto. La señora Chinnery inmediatamente reconoció a su madre, pues llevaba sus característicos lentes. La imagen fue analizada por un experto que aseguró el efecto no era consecuencia de algún truco o una doble exposición: “Aseguro, con mi reputación de por medio, que esta imagen es legítima”.

 

Cuantos ceros hay en millón, en un trillón y más…

¿Alguna vez te has preguntado cuántos ceros hay en un billón? ¿Qué tal en un trillón? No hay nada de qué preocuparse, esta es una interrogativa relativamente común. De hecho, este tema es fuente de muchas confusiones y malas interpretaciones, pues resulta que un billón no es lo mismo en Estados Unidos o Australia que un billón en México o en Alemania.  Esto se debe a que en casi todos los países de habla hispana y Europa (en Europa continental sobre todo) se usa la escala numérica larga, mientras en Estados Unidos, Australia, Brasil, Turquía, Grecia y otros países se utiliza la escala corta.

Empecemos con una corta lista de los ceros y sus nombres en la escala larga:

Diez: 10 (1 cero)

Cien: 100 (2 ceros)

  • Mil: 1000 (3 ceros)
  • Diez mil: 10,000 (4 ceros)
  • Cien mil: 100,000 (5 ceros)
  • Un millón: 1,000,000 (6 ceros)
  • Diez millones: 10,000,000 (7 ceros)
  • Cien millones: 100,000,000 (8 ceros)

A partir de aquí comienzan las confusiones:

  • Mil millones o un millardo: 1,000,000,000 (9 ceros 1×109). Esta cifra representa un billion en  la escala corta.
  • Un millón de millones es un billón (en la escala larga): 1,000,000,000,000 o 1×1012; un trillion en la escala corta .
  • Un trillón (en la escala larga): 1,000,000,000,000,000,000  o 1×1018; un quintillion en la escala corta.
  • Después del trillón, sigue el cuatrillón: 1,000,000,000,000,000,000,000,000 o 1×1024 ; un septillion en la escala corta.
  • Luego el quintillón: 1,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000 o 1×1030; un nonillion en la escala corta.

Un centillón tiene 100 ceros, un bicentillón 200 y un tricentillón 300 ceros. Y así sucesivamente. Cabe mencionar que a partir del billón es común usar la notación científica, por comodidad y porque de esta forma es más fácil identificar al número.

Agrupamientos de los números de tres en tres

Los números suelen agruparse de tres en tres a partir de cifras conformadas por 4 o más números. Esto con el fin de facilitar la lectura de los números. Cada tres números (leyendo de derecha a izquierda) se pone una coma o un punto (cuando no existen decimales). En los países donde los tercios se separan con comas, los decimales se señalan con un punto y viceversa; en donde se separan con puntos, los decimales se indican con comas.

Diez argumentos a favor y en contra del aborto.

El debate sin final acerca del aborto tiene tantos argumentos a favor como en contra. La siguiente lista presenta argumentos a favor como en contra; su propósito es proveer un amplio panorama acerca de este tema visto desde ambos lados.

En contra

  1. La vida comienza desde el momento de la concepción, por lo tanto el aborto es un asesinato, pues es tomar una vida. El aborto va directamente contra la aceptación general de la santidad de la vida humana.
  2. Ninguna sociedad civilizada permite a un humano lastimar intencionalmente a otro o tomar la vida de alguien sin un castigo de por medio.
  3. La adopción es una alternativa viable contra el aborto y logra el mismo propósito. Tan solo en Estados Unidos existen 1.5 millones de familias buscando adoptar un niño.
  4. Un aborto puede resultar en complicaciones médicas a largo plazo para la madre. El riesgo de sufrir un embarazo ectópico se duplica y el de aborto involuntario y enfermedad pélvica inflamatoria aumenta considerablemente.
  5. En caso de violación o incesto, se debe actuar inmediatamente. El personal médico puede evitar que la víctima quede embarazada en primer lugar.

A favor

  1. La gran mayoría de los abortos tienen lugar durante el primer trimestre. Después es ilegal. Es durante este periodo cuando el feto es completamente dependiente de la salud y el cuerpo de la madre. Después se pueden considerar dos seres independientes; antes, no.
  2. El concepto de “persona” es diferente del de “vida humana”. La vida humana comienza con la concepción. Sin embargo, existen óvulos fertilizados que son usados para fertilizaciones in vitro, mismos que pueden ser considerados vidas humanas. Después de un procedimiento de fertilización IV, los óvulos fertilizados que no son usados son desechados. ¿Debería ser considerado asesinato esto? En caso que no lo sea, ¿por qué el aborto si lo es?
  3. La adopción no es la alternativa obvia al aborto. El resultado de decidirse por la adopción de acuerdo a las estadísticas es el siguiente: en Estados Unidos, después de pasar por todo el proceso de la adopción y el embarazo, menos del 3% de las mujeres caucásicas y el 2% de mujeres afroamericanas, latinas o de otra minoría; siendo solteras, eligen continuar con la adopción después del nacimiento del niño.
  4. El aborto es, en un principio, un procedimiento médico seguro. Los abortos médicos tienen un margen de menos del 0.5% de riesgo de complicaciones serias.
  5. En caso de violación o incesto, obligar a la víctima a continuar con el embarazo sería causarle demasiado daño psicológico a largo plazo. Por miedo una víctima de tales delitos podría negarse a hablar. Un embarazo no deseado en estas circunstancias puede evitarse con la píldora de emergencia.

Los veinte sesgos cognitivos que más afectan nuestras decisiones

Prejuicios

Todas las personas han tomado al menos una mala decisión alguna vez en sus vidas. Pero, ¿alguna vez se han preguntado cuáles son los obstáculos mentales que nos llevan a perder el camino? La siguiente información revisa los 20 sesgos cognitivos más comunes que suelen afectar la toma de decisiones.

Los prejuicios cognitivos, también conocidos como sesgos cognitivos, mostrados en este artículo pueden resultarles familiares. Probablemente hayan escuchado del efecto placebo anteriormente, así como de la forma en la que el sesgo de confirmación puede afectar la perspectiva de cada persona. Sin embargo, es poco probable que se conozca por ejemplo, la “asignación de la relevancia” o  la “heurística de la disponibilidad”. No siempre es fácil, pero identificar las causas de las malas decisiones puede ayudar a prevenir el mismo error en el futuro. Con la siguiente información será más fácil evitar el “sesgo del punto ciego”, que es cuando se falla en reconocer los propios prejuicios cognitivos, en primer lugar.

Sesgo de confirmación

1. Sesgo de anclaje

A menudo las personas se confían demasiado en lo primero que escuchan. Por ejemplo, dentro de una negociación salarial, quien hace la primera oferta establece el rango de las posibilidades razonables dentro de la mente de cada persona.

2. Heurística de la disponibilidad

Las personas suelen sobrestimar la importancia de la información  que está a su alcance. Existen personas que, por ejemplo, argumentan que el cigarro no es dañino, pues conocen a alguien que fumó tres cajetillas diarias y vivió hasta los 100 años.

3. Efecto (de) arrastre

Las probabilidades de que una persona acepte una creencia aumentan de acuerdo con el número de personas con esa misma creencia que le rodeen. Esta es una poderosa forma de “pensamiento en grupo” y es una de las razones por las que muchas reuniones de trabajo son improductivas.

4. Sesgo del punto ciego

Cuando se falla en reconocer los propios sesgos cognitivos, se habla de un sesgo cognitivo en sí. Esto pasa porque es mucho más fácil fijarse en las fallas de los demás antes que en las propias.

Restrospectiva

5. Sesgo retrospectivo

Después de hacer una elección, uno suele sentirse muy seguro respecto a ella. Esto aun cuando esta tenga fallas o no haya sido la mejor. Hay quien piensa que su perro no tiene defectos, incluso aunque suela morder a un par de personas al mes.

6. Ilusión de serie (o apofenia)

Se trata de la tendencia a detectar patrones en eventos aleatorios. Esta es la explicación de varias creencias en las apuestas. Por ejemplo, la idea de que es menos probable que el rojo sea ganador en la ruleta tras una racha de este color.

7. Sesgo de confirmación

Muchas veces se “elige” escuchar solo aquello que confirme las pre-concepciones propias. Este es la razón por la que es difícil mantener una conversación inteligente acerca del cambio climático.

8. Sesgo del conservadurismo

Es cuando las personas le dan preferencia a la información previamente conocida por encima de información o evidencia nueva. Por ejemplo, las personas no aceptaron inmediatamente que la Tierra era redonda. Muchos preferían mantener la concepción previa de que la Tierra era plana.

9. Sesgo de información

Se trata de la tendencia a buscar información extra aun cuando esta no afecte la acción principal. Tener más información no siempre es mejor. De hecho, con menor información, las personas sueles hacer mejores predicciones.

10. El efecto avestruz

Es la decisión de ignorar toda información negativa o peligrosa “enterrando” la cabeza en la arena, como los avestruces. Una investigación reciente mostró que los inversionistas suelen revisar con menor frecuencia el valor de sus participaciones financieras  durante malas épocas del mercado.

11. Sesgo por resultados

En este caso se juzga una decisión por sus  resultados sin tomar en cuenta la forma en que fue tomada. El que haya ganado la lotería en Las Vegas no quiere decir que apostar todo su dinero haya sido una decisión inteligente.

12. Efecto súper-confianza

Existen personas que tienen mucha confianza en sí mismos, en sus habilidades. Esto lleva a que muchas veces se corran riesgos cada vez más grande en sus vidas cotidianas. Este efecto es más común en los expertos que en las personas “comunes”, ya que están convencidos que ellos tienen la razón.

13. Efecto placebo

Muchas veces el solo creer que algo tendrá un cierto efecto sobre algún aspecto de nuestras vidas logra que de hecho si lo tenga. Dentro de la medicina, por ejemplo, es común darles a las personas medicamentos “falsos”. Estos medicamentos suelen tener el mismo efecto psicológico que  aquellas personas que han tomado el medicamento real.

Placebos

14. Sesgo del experimentador

Cuando quien propone algo nuevo le da un valor más grande del real a su producto y disminuye sus limitaciones. ¿Alguna vez han visto Silicon Valley?

15. Frescura

Es la tendencia a darle un mayor valor a la última información, la información más fresca, por sobre la información ya habida. Muchas veces los inversionistas piensan que los mercados irán siempre tan bien como en sus mejores tiempos. Como consecuencia de esto, toman decisiones que no siempre resultan muy inteligentes.

16. Asignación de la relevancia

Es la tendencia que se tiene a concentrarse en las características más reconocidas de alguien o algo. Por ejemplo, si se piensa en la muerte, uno podría temer ser comido vivo por un león. Esto en vez de pensar en lo estadísticamente más probable, que es morir en un accidente automovilístico.

17. Percepción selectiva

Esta permite a las expectativas propias influencien en la forma de percibir el mundo.

18. Estereotipar

Es cuando se espera que una persona o grupo de personas tengan ciertas cualidades sin tener información real de ellos.  Esto nos permite diferenciar e identificar rápidamente a los desconocidos en  amigos o enemigos. Lo malo es que estereotipar suele ser usado y abusado.

19. Sesgo de la supervivencia

Este es un error que viene de solo enfocarse en aquellos ejemplos que han destacado, más no en los que no lo han hecho. Por ejemplo, se puede pensar que volverse un empresario es fácil, pero esto es solo porque no se escucha mucho de los que han fallado.

20. Sesgo sin riesgos

Los sociólogos han encontrado que a pesar de lo contraproducente que es, nos gusta la certidumbre. Al eliminar los riesgos por completo, se eliminan también las posibilidades de que alguien termine lastimado.

 

¿Quieres ser feliz? Deja de hacer estas 10 cosas.

La felicidad,  tanto en tu vida personal como en la laboral, es a menudo una cuestión de quitar, no de agregar. Consideremos por ejemplo lo que sucede cuando dejamos de hacer las siguientes cosas:

Buscar culpables

Las personas se equivocan.  A veces los empleados no cumplen tus expectativas. Los proveedores no siempre son puntuales. Entonces, resulta fácil echarles la culpa a ellos de tus problemas.  No obstante, también es tu culpa. Tal vez no entrenaste lo suficientemente bien a tus empleados. Quizás tus expectativas eran irreales y querías mucho en poco tiempo.

Asumir la responsabilidad cuando algo no sale como lo esperabas en lugar de culpar a otros es engrandecedor. Lo único que puede resultar de esto es que la próxima vez harás las cosas de mejor forma. Y cuando uno crece como persona, aceptando sus errores y asumiendo sus responsabilidades, también crece la felicidad.

Intentar impresionar a los demás

Las personas no te quieren por tu ropa, tu auto, tus posesiones, tu título universitario  o tus logros personales. Esas son “cosas”. Puede que a las personas les gusten tus cosas pero eso no quiere decir que les gustes tú. Claro, puede parecer que sí, pero solo es superficial y lo superficial es insustancial. Una relación que no se basa en lo interno, en la sustancia, no es una relación real.

Las relaciones reales te hacen feliz, no te hacen sentir utilizado. En el momento en que dejes de intentar impresionar a otros y seas tú mismo, comenzarás a formar relaciones genuinas.

Aferrarnos

Cuando eres miedoso e inseguro, te aferras a lo que conoces, aun sabiendo que no es lo mejor para ti.  Aferrarse a lo que crees que necesitas no te hará feliz, dejar ir para poder alcanzar lo que quieres si lo hará. Incluso si no tienes éxito, la sola acción de hacer algo por y para ti te hará sentir mejor.

Interrumpir

Interrumpir no solo es grosero, cuando interrumpes a alguien es como si dijeras “No te escucho, por lo tanto no entiendo lo que dices”.

 ¿Quieres que a las personas les guste estar contigo? Escucha lo que dicen, concéntrate en ello. Si no entiendes, haz preguntas. Las personas apreciarán tu atención y amarán la forma en que los haces sentir.

Quejarnos

Tus palabras tienen poder, especialmente sobre ti. Cuando te quejas acerca de tus problemas, lo único que logras es sentirte peor, no mejor. Si algo está mal, no desperdicies tiempo quejándote. Mejor esfuérzate en sacar lo máximo de la situación. Aunque quieras quejarte por siempre, no podrás, pues tarde o temprano deberás de hacer el esfuerzo por mejorarlo. Entonces, ¿por qué desperdiciar tiempo? ¡Arréglalo ya!

No hables acerca de lo mal que están las cosas. Habla, aunque sea contigo mismo, de cómo podrías mejorar las cosas. Ahora haz lo mismo con tus amigos o tus colegas de trabajo. No seas solo un hombre sobre el que llorar. Los amigos no dejan que sus amigos se quejen. Los amigos ayudan a sus amigos a cambiar las cosas.

Controlar

Si, eres el que está a cargo. Si, eres el maestro de la industria. Por supuesto, eres el gato y no dejas que los ratones hagan fiesta. Aun así, lo único que está dentro de tu control eres tú mismo. Intentar controlar a otros equivale a decir que tus metas, sueños y opiniones son más importantes que los suyos.

Además, el control no dura mucho, pues requiere energía, miedo, autoridad y presión, ninguno de los cuales son sanos en exceso para nadie. Busca personas con quienes compartas un rumbo, un destino. Lograrás que todos trabajen más y mejor, se diviertan mientras lo hacen y formen relaciones personales y de negocios. Además todos serán más felices.

Criticar

Sí, eres más educado. Tienes más experiencia. Haz recorrido más caminos, escalado montañas más altas y derrotado a más dragones. No obstante, nada de eso te hace una mejor persona, ni una más inteligente o más perspicaz. Eso solo te hace ser tú: único, sin comparación, tú. Justo como todos los demás, únicos.

Todos somos diferentes, no hay mejores o peores, solo diferentes. Aprende a apreciar las diferencias en vez de fijarte en los defectos y verás a las personas, además de a ti mismo, de mejor forma.

Sermonear

Criticar es cercano a sermonear. Ambos comparten el mismo padre: el juicio. Entre más logres y entre más cumplas, es más probable que empieces a creer que lo sabes todo. De ahí hay una corta distancia a decirle a las personas todo lo que crees que sabes sin que te lo pidan.

Cuando hablas con más firmeza que bases, puede que las personas te oigan pero no te escucharán. Pocas cosas son más tristes, pocas cosas pueden hacerte tan infeliz.

Obsesionarnos

El pasado es invaluable. Gracias a él, aprendemos de nuestros errores y de los errores de otras personas. Después, es importante dejarlo ir. Claro, puede ser más fácil decirlo que hacerlo, pero todo depende de si lo ves como una oportunidad para aprender algo que no sepas ya. Cuando algo malo te pasa, elige verlo como una oportunidad para ser bueno, comprensivo y perdonar.

El pasado es entrenamiento solamente. No te define de ninguna forma. Piensa en las veces que te has equivocado solo para asegurarte que la próxima vez todo salga bien.

Tener miedo

Todos sentimos miedo. Tenemos miedo de lo que podría o no pasar, de lo que no podemos cambiar, de los que no podremos hacer y de cómo nos perciben las personas. Por lo tanto es más fácil dudar, esperar el momento adecuado para decidir, o decidir que necesitamos explorar alternativas antes de tomar un decisión.

Mientras, el tiempo pasa. Nuestros sueños se desvanecen. No permitas que tus miedos te impidan hacer lo que quieres. Lo que estés planeando, lo que hayas imaginado, lo que soñaste, empieza a construirlo hoy. Si quieres comenzar tu propio negocio, toma el primer paso hoy. Si quieres cambiar de profesión, hazlo hoy. Haz a un lado tus miedos y empieza, haz algo, lo que sea. De lo contrario, hoy será otro día perdido.

El presente es nuestra mejor posesión y la única que deberíamos temer perder.

Utiliza una cuchara caliente para aliviar la picazón causada por los piquetes de insectos

Insectos

InsectosCon la llegada del verano, también llega la temporada de las molestas picaduras de insectos. Para aliviar la comezón o picazón provocada por los piquetes, les traemos un remedio simple que promete eliminar cualquier molestia en cuestión de minutos.

¡Corre a la cocina!

Básicamente lo que tienes que hacer es calentar una cuchara de metal en agua caliente por alrededor de un minuto. Antes que nada, asegúrate que la cuchara no esté demasiado caliente para que no te provoques una quemadura. Después esa cuchara deberás presionarla directamente contra el piquete del insecto. Procura mantener la cuchara pegada a tu piel por un par de minutos al menos. Para el momento de retirarla, la picazón deberá de haber desaparecido por completo.

Cuando los mosquitos pican, inyectan proteínas debajo de tu piel para evitar que la sangre coagule. Es esta proteína la que causa la comezón. No obstante esta no resiste altas temperaturas, por lo cual la cuchara caliente supondrá su fin. La pequeña roncha o erupción, sin embargo, permanecerá por un par de días más. La picazón, en cambio, desaparecerá después de aplicar este útil consejo.

La mejor forma de practicar

Mujer practicando guitarra

Aunque no existen atajos hacía todos nuestros posibles rumbos, lo que sí hay son miles de formas de prolongar innecesariamente el camino. A menudo desperdiciamos grandes cantidades de tiempo debido a que nadie nos enseñó formas eficientes y efectivas de practicar. Puede ser aprendiendo a codificar, mejorando nuestras habilidades escritas o aprendiendo a tocar un instrumento. Practicar de la manera correcta puede ser la diferencia entre ser bueno y ser excelente.  

Muchos aprendices de un instrumento musical se preguntan a lo largo de su carrera, ¿estoy practicando lo suficiente? Si bien no existe una respuesta contundente, y cada persona posee necesidades diferentes, existe una serie de estudios y consejos para ayudar a sacar lo mejor de cada práctica.

¿Qué opinan los artistas?

El pianista polaco Arthur Rubinstein, dijo en alguna ocasión que nadie debía practicar más de cuatro horas diarias. Agregó que, si alguien necesita tanto tiempo es porque no lo está haciendo bien.

También existe un testimonio del violinista Nathan Milstein, que un día preguntó a su maestro, Leopold Auer cuantas horas diarias debía practicar. Auer le respondió “Si practicas con tus manos, necesitarás todo el día. Pero si lo haces con tu mente, a lo mucho necesitarás una hora y media.”

Incluso, el también violinista Heifetz indicó que nunca creyó demasiado en practicar de más. De hecho, dijo, hacerlo es tan malo como no hacerlo en absoluto. Él no practicaba más de tres horas diarias (en promedio) y los domingos descansaba.

Parece que para algunos cuatro horas son suficientes. Sin embargo, el trabajo del Doctor K. Anders Ericsson indica otra cosa.

¿Qué opinan los psicólogos?

En cuanto al entendimiento de la experiencia y al desempeño experto, el doctor en psicología Ericsson, es una autoridad mundial. Su investigación es la base de la “regla de las diez mil horas”. Esta sugiere que se requieren al menos diez años o diez mil horas de práctica para lograr un nivel experto en cualquier área. En el caso de los músicos son necesarios entre 15 y 25 años para logar un nivel de élite internacional.

Estas son cantidades muy grandes de tiempo. Tanto que al principio resulta fácil olvidar lo más importante dentro de esta ecuación.

La práctica reflexiva, intencionada.

Esto quiere decir que hay un tipo específico de práctica que facilita la obtención de un nivel de élite. Hay otro tipo de práctica, la que la mayoría de nosotros conocemos.

Practicar

Práctica automática.

Al observado a un músico (atleta, actor, abogado…) practicar, es común notar alguno, si no  es que todos los siguientes patrones:

  1. El método de casete descompuesto. Este es en el que se repite lo mismo una y otra vez. El mismo saque de tenis. El mismo pasaje en el piano. La misma presentación de PowerPoint. Desde lejos puede parecer práctica. Sin embargo, no es más que una repetición automática.
  2. El método del piloto automático. En este, se activa el piloto automático y simplemente se navega.
  3. Y el método híbrido. Existe también un enfoque combinado. Se trata básicamente, por ejemplo, en la música de lo siguiente. La práctica significa tocar una pieza hasta escuchar algo que no termine de gustar. En ese punto se detiene, repite una y otra vez esta parte, hasta que comienza a sonar diferente. Luego continua tocando hasta encontrar la siguiente cosa que le disguste. En este momento, recomienza el proceso.

Tres problemas

Desafortunadamente, existen tres problemas con practicar de esta forma.

  1. El primero, es que es una pérdida de tiempo. ¿Por qué? Para empezar, muy poco del aprendizaje productivo sucede cuando se practica así. Por eso es que se puede practicar algo por horas, días y semanas sin mejorar en absoluto. Lo que es aún peor es que se está cavando un hoyo, pues este tipo de prácticas fortalece más bien, algunos hábitos indeseables. De esta forma aumenta el número de actuaciones consistentemente inconsistentes. También  vuelve difícil la eliminación de estos hábitos conforme pasa el tiempo. Por lo que al final aumenta el tiempo total de práctica futura, pues se suma lo que se tardará en eliminar estos hábitos indeseados.
  2. Le hace perder seguridad en sí mismo. Practicar automáticamente disminuye la seguridad en uno mismo, pues una parte de nosotros acepta que uno no sabe cómo lograr los resultados que se esperan. Aun con una alta tasa de éxito, existe un sentimiento de incertidumbre en el fondo que no se va. La verdadera confianza en el escenario viene de, en primer lugar, ser capaz de lograrlo con cierta regularidad. En segundo lugar, de saber que no es una coincidencia, sino que puedes lograrlo cuando quieras hacerlo. Por último, viene de  que saber con exactitud por qué es que se fallas o se acierta.
  3. Es increíblemente aburrido. Practicar automáticamente es un deber. Todo el mundo ha tenido un profesor o familiares bien intencionados que envían a uno a casa a practicar cualquier cantidad de veces y cualquier cantidad de horas. Pero, ¿por qué medimos el éxito en cuestión del tiempo en que se practica? Lo que se necesita, más bien,  son resultados o metas orientadas a los resultados.

Bailarina de ballet

 

Práctica reflexiva. Práctica intencionada

Entonces, ¿cuál es la alternativa? La práctica deliberada o consciente es una actividad sistemática y estructurada. Se podría decir que es incluso, científica. En lugar de un desinteresado proceso de prueba-error, este es un proceso consciente de hipótesis, en el cual incansablemente se buscan soluciones a problemas bien definidos.

La práctica reflexiva es a menudo lenta. Involucra una repetición de pequeñas, aunque bien definidas, repeticiones en lugar de hacer todo de corrido. Este tipo de práctica también involucra el monitoreo de lo que uno hace, en tiempo real, por medio de grabaciones por ejemplo. Se tienen que buscar nuevas formas de mejorar. Esto quiere decir que uno debe ser capaz de ser observador. Uno debe estar siempre al tanto de lo que sucede para que puedas reconocer lo que va mal.

Si suena como mucho trabajo, es porque lo es. Esta es la explicación del por qué solo pocos se toman el tiempo de practicar de esta forma. Para detenerse, solo debe analizarse lo que estuvo mal, por qué sucedió y cómo  se pueden producir resultados diferentes la próxima vez.

¿Cómo acelerar el desarrollo de esta habilidad?

A continuación los cinco principios en los que se puede encontrar la clave de este asunto:

Trompeta

  • La concentración lo es todo. Limite las sesiones de práctica a una duración que le permita concentrarse. Pueden ser de 10 a 20 minutos o hasta más de una hora, depende de uno.
  • El tiempo lo es todo también.  Se debe llevar un diario de las horas en las que uno siente más energía. Asimismo, se debe procurar practicar durante estos periodos naturalmente productivos. De esta forma será más fácil concentrarse y pensar claramente. En cuanto a las horas menos productivas, se puede ser indulgente y tomar una merecida siesta.
  • No confíe en su memoria. Use un cuaderno. Planee sus prácticas y haga anotaciones de sus descubrimientos. La clave para fluir cuando se practica es esforzarse y clarificar las intenciones. Se debe tener una idea clara de lo que  se quiere y no descansar en la búsqueda de mejores formas y soluciones para lograrlo. Cuando se haga un nuevo descubrimiento o se encuentre una nueva solución, ¡escríbalo! A medida que se practique más conscientemente, se comenzarán a hacer muchos mini-descubrimientos de los cuales se necesitaran recordatorios.
  • Más inteligencia, no fuerza. Cuando las cosas no funcionan, a veces simplemente se tiene que practicar más. Si las cosas siguen sin funcionar tal vez se tenga que tomar una dirección diferente.
  • Se deben solucionar problemas regularmente. Es extraordinariamente fácil caer en un modo de práctica sin sentido. Mejor use el siguiente modelo de seis pasos para solucionar problemas:
  1. Defina el problema
  2. Analícelo
  3. Pruebe las posibles soluciones y seleccione la más efectiva
  4. Ponga en marcha la solución elegida
  5. Monitoree su solución
  • Haga que su tiempo valga la pena. Sin importar si se habla de perfeccionar una técnica en el violín, mejorar en el golf, escribir mejor, pulir las técnicas de mercadotecnia o convertirse en el mejor cirujano. La vida es corta y el tiempo es nuestra más valiosa posesión. Si se va a practicar algo, y se va a invertir tiempo en ello, bien se podría hacerlo de la manera correcta.

Cinco malos hábitos que debes evitar si conduces un automático.

ConducirConducir un vehículo automático suele ser más cómodo, y de cierto modo directo, que conducir uno manual. No obstante, existen situaciones cotidianas que pueden averiar tu vehículo. Para evitar esto, a continuación mencionaremos cinco situaciones que debes evitar a toda costa cuando conduces un vehículo automático:

  1. No desciendas pendientes en neutral. Las transmisiones automáticas modernas limitan el combustible al motor automáticamente. Por lo tanto, conducir en neutral durante una pendiente no te hará ahorrar combustible. Además, conducir así impide que tengas el control total del vehículo (lo que puede resultar en un accidente). Cabe mencionar que en Estados Unidos es ilegal en 15 estados.
  2. No cambies de dirección sin detener el auto primero.Debes asegurarte de detener el auto antes de cambiar de Drive a Reverse, por ejemplo. De lo contrario, estarás usando la transmisión para detener el vehículo en lugar de permitir que los frenos hagan su trabajo.
  3. No “lances” tu auto. No aceleres en neutral para después cambiar a Drive y lanzarte hacia adelante. Esta es una forma común de desgastar las bandas de la transmisión. Por supuesto, el reemplazo de las bandas no es nada barato.
  4. No pongas tu auto en neutral cuando el semáforo esté en rojo. No vas a ahorrar gasolina, si acaso una mínima fracción de un galón. Además, esta acción también desgasta la transmisión.
  5. Nunca cambies a Park hasta que el auto esté completamente detenido. Algunos vehículos ni siquiera te dejarán hacerlo. No obstante, debes recordar no hacerlo, nunca. Si lo haces puedes dañar los frenos o el perno de seguridad que detiene a la transmisión.

Algunos de estos consejos pueden no parecer la gran ciencia para un conocedor. Sin embargo no todos los que conducen un vehículo saben del daño que le pueden provocar algunos hábitos aparentemente inofensivos. Estos consejos pueden ayudarnos a todos a tener recorridos más seguros y a extender la vida de nuestros vehículos automáticos.

Cómo el acumular cosas afecta el cerebro (y qué puedes hacer al respecto)

Acumular

AcumularHace algunos años, trabajé en una agencia de diseño web como jefe de producto. Lo que más me gustaba de mi trabajo, era trabajar en el producto con nuestro equipo y los clientes. Desafortunadamente, esto era solo el 10% del trabajo que me tocaba hacer. La mayor parte del tiempo estaba intentando controlar el constante flujo de cosas. Entre ellas me mantenía al día con las notas de las reuniones e intentaba que las noticias de tecnología no me dejaran atrás.

Mentalmente estaba agotado. Me iba a casa sintiendo que no había logrado prácticamente nada. Una vez que dejé la agencia y comencé a trabajar por mi propia cuenta, cambié mi enfoque hacia el consumo. Descubrí formas de eliminar el ruido y las distracciones que me rodeaban cuando intentaba concentrarme en mi creatividad. El resultado fue encontrar tiempo para lo que más me importaba. El último año había sido el más productivo de mi vida. Esto se le debía a que había entendido la importancia de la disminución en lo que consumo. Como efecto colateral, también descubrí nuevas maneras de detener la acumulación.

¿Cómo sucede la acumulación?

Uno colecciona cosas por cualquier cantidad de razones. Ya sea porque piensas que lo necesitarás después, porque tienen valor sentimental o porque fue caro comprarlo y sientes que debes mantenerlo, aun cuando hace meses o incluso años que no lo usas. Puede que estés aferrado a ese libro que compraste hace un par de años y jurabas que leerías sin falta o a ese fabuloso par de zapatos que esperan la ocasión ideal para ser usados.

No obstante, la realidad es que probablemente comprar esas cosas fue un error y le haces daño a tu cerebro al intentar hacer la paz con este hecho. Investigadores de Yale identificaron recientemente que un par de áreas cerebrales asociadas con el dolor, el córtex del cíngulo anterior y la corteza insular, responden ante el pensamiento de perder pertenencias con las que uno siente una conexión.

Esta es la misma área cerebral que reacciona cuando uno siente el dolor físico de una cortada con papel o de beber café muy caliente. El cerebro percibe la pérdida de las pertenencias como un dolor físico. Y resulta que entre más esté uno encariñado con una cosa, más difícil es dejarla ir.

¿Por qué Apple deja que toques sus artículos?

Apple

Cuando se habla de cosas tangibles, muchas veces basta solo con tocarlas para que uno se empiece a involucrar emocionalmente ellas. En un estudio hecho por la Universidad de Illinois y la Universidad de Ohio, investigadores le dieron a los participantes tazas para tocar y examinar antes de formar parte de una subasta. Los investigadores dejaron que los participantes “convivieran” con sus tazas por diferentes lapsos de tiempo para saber si esto tendría algún efecto sobre la cantidad de dinero que los participantes estarían dispuestos a gastar para recuperar sus tazas.

Los resultados del estudio mostraron que los participantes que pasaron más tiempo con sus tazas estuvieron dispuestos a pagar hasta 60% más por sus tazas que aquellos que pasaron menos tiempo con las suyas. En conclusión, el estudio mostró que entre más se tenga contacto físico con un objeto, más grande es el valor que uno le asigna al mismo.

La compañía Apple conoce este efecto. De hecho, este es la razón por la cual diseñaron brillantemente sus tiendas de la forma en la que lo hicieron, para permitirle a los clientes construir un vínculo emocional con sus productos.

El autor Carmine Gallo escribe actualmente un libro acerca de las tiendas Apple. Gallo explica que todo dentro de estas tiendas está diseñado para ser tocado y utilizado, como si fuera nuestro. Gallo escribió:

“La principal razón por la que las pantallas de las computadoras de Apple siempre están ligeramente anguladas es para que los clientes las ajusten y acomoden en sus ángulos ideales. La experiencia de “propiedad” es más importante que la venta en sí.”

Cuando se compra un nuevo artículo, inmediatamente se le da un valor, valor que más tarde dificultará deshacerse de este. Es precisamente esta conexión psicológica con las cosas lo que lleva a la acumulación de bienes.

El impacto en el cerebro de la acumulación.

Ya sea en el closet o sobre el escritorio de la oficina, el exceso de cosas puede tener un efecto negativo en la habilidad para concentrarse y procesar información. Eso es exactamente los que los neurocientíficos de la Universidad de Princeton encontraron cuando  observaron el desempeño de personas que trabajaban en un ambiente ordenado contra aquellos que lo hacían en uno desordenado. Los resultados mostraron que ver físicamente las cosas acumuladas roba la atención, lo que resulta en un desempeño mediano y mayor estrés.

Por otro lado, un equipo de investigadores de la UCLA observó a 32 familias de Los Ángeles y encontró que las hormonas del estrés aumentaron en las madres durante los momentos en los que tenían que cuidar de los suyos. De forma similar a lo que el multitasking  provoca en el cerebro, la acumulación de bienes sobreestimula el cerebro, haciendo sentir a las personas estresadas y con la capacidad de pensar creativamente, mermada.

No solo se acumulan cosas.

Los archivos en tu computadora, las notificaciones en Twitter y Facebook y cualquier cosa que repique durante la noche, roba tu atención. Esto crea una especie de acumulación digital que desgasta tu habilidad para concentrarte y llevar a cabo tareas creativas. Mark Hurst, autor de Bit Literacy, un best seller del New York Times acerca del control de la información en la era digital, lo dijo todo cuando escribió:

“Los bits son el nuevo material”

Cuando se tienen asuntos que hacer constantemente flotando alrededor de la cabeza, o escuchas tu teléfono repicar o vibrar cada pocos minutos, el cerebro ni puede entrar de lleno en el proceso creativo ni puede procesar experiencias. Cuando el cerebro tiene muchos “pendientes”, su concentración se divide. ¿Cuál es el resultado? Uno se convierte muy malo en algunas cosas, como:

  • Discriminación de información
  • Cambiar de temas sin problemas
  • Tener una memoria de trabajo adecuada

El sobreconsumo de lo digital tiene el mismo efecto en el cerebro que el sobreconsumo físico.

Encontrando la tormenta perfecta

A mí me gusta mantener las cosas limpias, pero aun cuando limpiaba mi cuarto a la máxima perfección posible, mi mamá siempre decía que mi cuarto era un desastre. La tolerancia de cada quién al desorden es diferente. Investigadores han encontrado que algunas personas necesitan un poco de desorden a su alrededor para sentirse inspirados y poder trabajar.

Un escritorio limpio puede ser percibido como una zona pasiva, señal de que no hay ningún trabajo llevándose a cabo.

Si vemos una foto de la oficina de Steve Jobs, no es exactamente la imagen del visionario-minimalista-zen que todos esperaríamos.

También está el ecologista Graham Hill. Él cambió su mansión por un departamento de 130 metros cuadrados en el que solo hay lo esencial. En su cocina apenas hay doce platos de ensalada y algunos utensilios.

En una entrevista con el New York Times declaró:

“Me gustan las cosas tanto como a todo el mundo. Estudié diseño de productos en la escuela. Me gustan los aparatos electrónicos, la ropa y toda clase de cosas. Pero mi experiencia me ha enseñado que después de un punto las cosas empiezan a reemplazar a las necesidades emocionales.”

Aunque que el acumulamiento ha mostrado efectos negativos en el desempeño de las personas, es la propia percepción de éste la que importa, no la de las otras personas.

Si tener un cuaderno o una foto sobre tu escritorio no se siente como desorden, no lo es. Uno debe buscar crear espacios que le den tranquilidad.

Editando el ruido: Cuatro formas de manejar el desorden

Existen millones de fuentes de información, tantas como existen cosas que consumir. Por lo tanto es importante encontrar la forma de controlarlas para de esta forma dejar tiempo para lo que sí importa.

Yo tengo cuatro pasos que han funcionado para mí:

  • Ten y aplica límites

Unos de los principios del buen diseño son los límites. Uno puede aplicarlos a un sistema para controlar el consumo. Por ejemplo, puedes poner un límite al número de personas que se sigues en Twitter. Tambén puede limitar el número de libros que compras o a las aplicaciones que instalas. Yo tengo un límite de 200 personas en Twitter y no compro un libro hasta haber terminado el anterior. Además, no compro ni descargo ninguna aplicación que no necesite.

Siempre habrá más información disponible de la que se puede “consumir”. Por lo tanto es importante poner límites para no solo pasar por la información como si nada. Se debe disfrutar lo que se consume.

  • Usa pequeños espacios de almacenaje.

Reducir el espacio en el que se guardan cosas puede hacer maravillas para los límites del consumo. Elimina 10 ganchos de tu closet y utiliza una bolsa pequeña al viajar. ¿De verdad necesitas un closet tan grande para tus zapatos? Intenta eliminar espacios de almacenaje y rápidamente podrás identificar lo verdaderamente necesario.

  • Revisa mensualmente tu vestidor

Al menos una vez al mes revisa tu vestidor e identifica las prendas que no has utilizado. Si es verano y hay playeras, shorts o zapatos que no utilizas, mételas en una bolsa y véndelas o regálalas.

Otra opción es intentar deshacerse de una cosa a la semana hasta dejar solo las cosas que si utilices.

  • Limpia diariamente el escritorio de tu computadora.

Si trabajas en una computadora y cada vez que la enciendes la pantalla está llena de basura, se creará una sensación de inquietud constante. Al final de cada día, quita todos los archivos que hayas colocado en el escritorio de tu computadora. Si no hay una carpeta en la que puedas ponerlos, crea una para colocar ahí esos archivos “perdidos”.

El desorden y el acumulamiento, físico y digital, son algo con lo que se tiene que lidiar siempre. No obstante esto no significa que no pueda ser controlado. Encontrar modos de controlar el consumo y usarlo a nuestro favor nos empodera y libera nuestras mentes. El resultado es un espacio para crear y experimentar la vida sin tener que llenar constantemente nuestras tazas con el azúcar de otras personas.

Cómo viajar con tus hijos sin dramas

ViajarconniñosCuando se tienen hijos, una de las mejores experiencias que se les puede dar es la de viajar. Los niños que viajan crecen mientras crean recuerdos invaluables a lado de sus padres y hermanos. A continuación enlistaremos consejos para mejorar la experiencia de viajar con tus hijos.

Deja que se involucren con la planificación

Planear el viaje

Sin importar la edad, tus hijos estarán más interesados  si se les involucra en la planificación del viaje. En cuanto a los más jóvenes preséntales un par de opciones realistas y pregúntales qué les gustaría hacer. Si conoces personas que ya hayan visitado tu destino pregúntales por las opciones de recreación familiar. También puedes investigarlas en Internet. Si tienes hijos más grandes, pueden ayudarte con algunos detalles. Por ejemplo, pueden ayudar en la reservación de los vuelos o a encontrar las horas locales. Involucrar a los niños en la planeación o al menos explicarles los detalles del viaje antes de irse les dará una idea de lo que van a hacer así como de tus expectativas para ellos.

Dependiendo de las edades de tus hijos, puedes usar la planeación como una oportunidad para enseñarles habilidades. Por ejemplo, puedes enseñarles a hacer y atenerse a un presupuesto. También sería bueno que pusieras un límite en cuanto a los souvenirs desde el comienzo. Para gastar lo menos posible en regalos, permíteles elegir una postal en los diferentes lugares que visten. Cuando regresen a casa, pueden enmarcarlas.

Si algunos de tus hijos aún necesite dormir la siesta y además tienes hijos mayores, toma turnos con tu pareja para cuidarlos. Uno de los dos puede quedarse con el niño que duerme mientras los demás hacen una actividad especial. De esta forma podrás pasar tiempo con todos tus hijos.

Si la familia viaja durante el periodo escolar, tal vez debas visitar a sus maestros para encontrar la forma de no atrasarse. Una idea es que regresando del viaje, tu hijo puede presentar un proyecto especial acerca de sus vacaciones a sus compañeros.

Prepárate para el viaje

Cuando te prepares para un viaje con tus hijos, hay algunos puntos indispensables que tomar en cuenta:

  • Empaca bocadillos y entretenimiento para mantenerlos ocupados ya sea en el tren, auto o avión o cuando tomen un descanso. Esta es una forma de atacar las dos principales causas de mal comportamiento durante un viaje: bajos niveles de azúcar y aburrimiento.
  • De que ser posible, viaja de noche o durante la hora de la siesta. Evita las horas en las que tienen más energía, como al mediodía.
  • Haz un poco de investigación acerca de la cultura e historia de tu destino. Esto te dará la oportunidad de hacer la información digerible para tus hijos y sepan lo que van a hacer. Un buen consejo es leer libros o historias que tengan lugar en el destino que visitarán.
  • Toma en cuenta que los viajes (en especial los viajes largos en avión) son incómodos para todos. No olvides llevar lo necesario para mantenerse frescos (toallitas húmedas, por ejemplo).

Puedes usar el tiempo de viaje como una oportunidad para que tus hijos aprendan más acerca del lugar que visitaran. Si les permitiste ayudarte a planearlo, concéntrate en sus sugerencias y enséñales acerca del lugar en el que están.

Mantenlos involucrados una vez que llegues

La clave para tener un viaje memorable y divertido con tus hijos es mantenerlos interesados. Por ejemplo, cuando yo viajaba de niño, mi madre siempre me pedía que mencionara tres diferencias entre el lugar en el que estábamos y nuestro hogar. Esto, de hecho, me hacía mirar el exterior en vez de estar distraído y divagando. Incluso algunas veces reflexionar acerca de mi vida comparada con las de los habitantes del lugar que visitábamos.

Ayuda a tus hijos a documentar su punto de vista y a llevar un registro de sus vacaciones. Quizás podrías hacerles una pregunta diaria que ayude a encender su curiosidad. Ellos podrían interesarse en dibujar o escribir lo que sienten, escuchan o ven. Otra buena idea sería darle a los niños mayores cámaras desechables, para que puedan tomar sus propias fotos.

Además, expertos han sugerido un viaje es la oportunidad ideal para enseñarle nuevos hábitos a nuestros hijos. Por ejemplo, si tus hijos son melindrosos o especiales a la hora de la comida, explícales que parte de la aventura de conocer un lugar nuevo incluye probar alimentos nuevos.

Mantener a tus hijos interesados puede ser muy difícil cuando todos están cansados, hambrientos y estresados. Durante los momentos de mayor tensión toma un respiro y busca una solución. En caso de haberla, llévala a cabo, de esta forma mejoraras el humor de los indispuestos. Si no encuentras la fuente del problema, prepárate para aplicar tus técnicas de disciplina (las mismas que usas en casa). Por ejemplo, si alguno de tus hijos tiene una rabieta en medio de un museo llévalo afuera y distráelo.

Recuerda los beneficios (para ambas partes)

Si,  viajar con niños es caro y cansado. Sin embargo lo que importa es la increíble experiencia de vida que le estas dando a tus hijos. Por medio de un viaje les ofreces a tus hijos la oportunidad de desarrollar empatía por otras personas. Les ofreces también una ventana hacia otras culturas y estilos de vida. Estas experiencias les serán muy útiles cuando crezcan. Puede que enciendas la chispa del amor por la exploración, por experimentar todo lo diferente solo porque es diferente, y la apreciación por aquellos que son diferentes a uno.

Viajar con niños te obliga a tener experiencias de viaje completamente diferentes. Viajas más lentamente y conoces lugares que no hubieras conocido de otra forma.

Los niños aprenden de todo lo que los rodea y nosotros, los padres, podemos darles una educación invaluable, exponiéndolos al mundo más allá del jardín trasero.