Remedios caseros contra la obesidad

Imagen de Anda Ambrosini

¿Qué es la obesidad?

La obesidad es la condición en la que una persona padece sobrepeso y altos niveles de grasa corporal. Para medir el grado de obesidad de una persona, existe el IMC o índice de masa corporal. La forma de calcularlo es dividiendo el peso en kilogramos de una persona entre la altura al cuadrado en metros de esa misma persona. Una persona con un IMC de entre 25 y 29 se considera con sobrepeso y un IMC de entre 30 y 40 es considerado ya como obesidad.

La obesidad es un padecimiento que puede desencadenar en otras enfermedades como diabetes, enfermedades del corazón, algunos tipos de cáncer, embolias o derrames, etc. Cabe mencionar que la obesidad no distingue edades, cualquier persona puede padecerla a cualquier edad. En cuanto a las causas, entre las principales se encuentran el consumo excesivo de calorías y llevar una vida sedentaria.

Para su control existen en el mercado una serie de suplementos y “medicamentos”, aunque la gran mayoría de ellos no funcionan y otros no son del todo seguros. No obstante, es posible controlar e incluso revertir la obesidad mediante una serie de cambios en  el estilo de vida y la ayuda de algunos remedios caseros.

Remedios caseros para luchar naturalmente contra la obesidad

Las siguientes sugerencias de tratamientos naturales pueden ayudar en el control de la obesidad. Se recomienda además comer sanamente y ejercitarse con regularidad.

  1. Té verde

    Entre los muchos beneficios comprobados del te verde este ayuda a quemar grasa con mayor rapidez y por lo tanto a perder peso. Para mejores resultados se recomienda tomar la primera taza en ayunas por la mañana y un par de tazas extras a lo largo del día.

  2. Jugo de limón y vinagre de manzana

    Para preparar la siguiente receta es necesario mezclar un cucharadita de vinagre de manzana y una cucharadita de jugo de limón en una taza de agua tibia. Esta mezcla debe tomarse en ayunas diario durante dos o tres meses para ver resultados.

  3. Miel

    Para el siguiente remedio solo se necesita una cucharadita de miel y agua caliente. Si se prefiere, también se puede añadir el jugo de un limón. Después de mezclar todo, se debe tomar en ayunas diario durante dos o tres meses. La constancia es importante para poder ver resultados favorables.

  4. Agua caliente

    Se recomienda crear el hábito de beber agua caliente con regularidad. El agua caliente ayuda a eliminar los depósitos de grasa del cuerpo. Un vaso de agua caliente media hora después de cada comida debe ser suficiente.

  5. Hojas de menta

    La menta es conocida por sus propiedades digestivas. Esta hoja ayuda a la sana digestión de los alimentos, por lo que es ideal para quienes buscan acelerar su metabolismo. Deben colocarse un par de gotas de extracto de menta en agua tibia y tomarse media hora después de haber comido.

  6. Semillas de hinojo

    El hinojo es un remedio antiguo muy popular para reducir el apetito. Se deben hervir entre 6 y 8 semillas de hinojo en una taza de agua durante algunos minutos. Después, se retiran las semillas y el agua restante se toma todos los días en ayunas.

  7. Otro remedio con vinagre de manzana

    Antes de irse a dormir, tomar una cucharada de vinagre de manzana. Esto ayudará a quemar grasa mientras se duerme.

  8. Comer en casa

    Es bien sabido que comer regularmente en restaurantes, hoteles o puestos en la calle hace que se aumente de peso con mucha facilidad. Por eso, se recomienda comer comidas preparadas en casa, donde se puede controlar el aceite y la grasa que se le añade a los alimentos. Obviamente se recomienda también agregar una buena cantidad de frutas, verduras y leguminosas para controlar el peso y mejorar la salud en general.

  9. Miel con pimienta

    La miel es considerada uno de los mejores remedios caseros para un gran número de padecimientos. Tal es el caso del sobrepeso y la obesidad. Para este remedio hay que mezclar una cucharadita de miel con dos cucharaditas de jugo de limón y una pizca de pimienta en un vaso de agua. Esta mezcla debe tomarse en ayunas por las mañanas.

  10. Té con especias

    Algunas especias son excelentes aliados naturales en la batalla contra la obesidad. Para obtener mejores resultados, se recomienda agregar dos  o tres rebanadas de jengibre, un poco de pimienta negra, un poco de cardamomo, una pizca de canela en polvo y dos o tres clavos a un té verde previamente preparado. Este debe consumirse dos o tres veces al día y en un mes se podrán ver resultados.

  11. Hojas de curry

    Este remedio puede ser un poco difícil de llevar a cabo, pero bien vale la pena intentarlo. En ayunas hay que masticar entre 10 y 12 hojas de curry. Solo basta con masticarlas muy bien, hasta extraer el todo jugo que pueda haber en ellas. Después de 3 o 4 meses los resultados serán evidentes.

  12. Frutas y vedruras

    Se recomienda agregar hojas verdes, tomates y zanahorias a los alimentos diarios. Por ejemplo, una ensalada de tomate como almuerzo ayudará a sentirse satisfecho al mismo tiempo que mejora la salud y ayuda a perder peso. En total, se recomienda consumir mínimo 5 porciones diarias de frutas y verduras. Éstas además de otorgar una buena cantidad de vitaminas y minerales, ayudan con la saciedad.

  13. Azufaifo en agua

    Deben colocarse algunas hojas de azufaifo o jinjolero en una taza de agua. Esta preparación debe dejarse reposar toda la noche. A la mañana siguiente, esta agua ya sin las hojas, debe tomarse en ayunas. Algunas personas vieron resultados desde el primer mes de tomar esta agua diariamente.

  14. Mijo

    El mijo es un cereal que se recomienda incluir a la dieta diaria. Por sus propiedades, es ideal para quienes buscan perder peso.

  15. Actividad física

    Basta con una caminata diaria de media hora para ayudar con la pérdida de peso. Caminar es una de las mejores formas de mantener un cuerpo saludable.

Listo, 15 remedios naturales y caseros para ayudar a combatir el sobrepeso y la obesidad. Cabe mencionar que es necesario consultar a un médico de confianza antes de comenzar un régimen y que es necesario alimentarse sanamente y dejar de lado la vida sedentaria para empezar a perder peso. Un cambio de mentalidad y tener una buena motivación, además de mucha constancia, también son necesarios para comenzar este cambio de vida. Ahora adelante, listo para cambiar su vida y su cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *