Así es como nos afecta estar sentados durante mucho tiempo

Imagen de Neonbrand

Actualmente las máquinas hacen mucho del trabajo que antes hacíamos las personas. De hecho una parte importante del trabajo manual a nivel mundial ha sido ya automatizado. Además, otra parte considerable de los trabajos disponibles actualmente son de oficina. Esto ocasiona que muchas personas deban permanecer sentadas por ocho horas al día o más.

De acuerdo con un reportaje publicado en Annals of Internal Medicine, una persona promedio pasa más de la mitad de sus horas destinadas a la actividad en un estado inactivo, ya sea sentado frente a una computadora, viendo televisión, viajando hacia y del trabajo, etc.

Si bien, la tecnología ha traído incontables beneficios, como lograr más en menos tiempo y conectarse con otros rápidamente, también ha traído muchas consecuencias negativas.

Permanecer sentado durante tiempos prologados puede acarrear una serie de problemas importantes, tales como dolor crónico en la espalda, mala postura y otros más graves, como la diabetes, enfermedades cardíacas y obesidad.

Si usted pasa mucho tiempo sentado debido al trabajo, le recomendamos revisar las formas en que esto afecta a su salud de acuerdo con los profesionales médicos y tomar cartas en el asunto.

Problemas en el cuello, hombros y cabeza

Al mover el cuerpo más sangre y oxígeno fluyen hacia el cerebro, lo que ayuda a pensar con claridad y mantener la agilidad mental. No obstante, estar sentados durante largos periodos de tiempo ralentiza el flujo de oxígeno y sangre hacia el cerebro, lo que inhibe la habilidad de pensar claramente.

Además, inclinarse hacia la computadora en el trabajo pone mucha tensión sobre el cuello, particularmente en las vértebras cervicales, las cuales conectan la médula espinal con el cráneo. Una mala postura daña los músculos de la espalda y los hombros pues estos se estiran de más al trabajar en un teclado por largos periodos de tiempo.

Problemas en la espalda

Uno de los problemas más comunes es el dolor de espalda. Tener una mala postura  es una de las razones principales por las que duele la espalda; esto pone en riesgo de daño a los discos. Moverse con regularidad ayuda a mantener la elasticidad de los discos entre las vértebras, lo cual permite que la espina se expanda y se contraiga, y con esto que la sangre y los nutrientes entren con facilidad. Cuando uno pasa mucho tiempo sentado los discos se desnivelan y se compactan, causando que el colágeno se acumule alrededor de los tendones y ligamentos.

Además, es más común que se hernien los discos lumbares de aquellas personas que pasan largos tiempos sentados frente a una computadora.

Atrofia muscular

Estar sentado no requiere que se muevan los músculos abdominales. Cuando estos no se mueven durante periodos prolongados de tiempo, se puede desarrollar un padecimiento llamado swayback o lordosis. La lordosis es la curvatura extrema y anormal del arco natural de la espina. Además, pasar mucho tiempo sentado disminuye la flexibilidad de los músculos, especialmente los de la cadera y la espalda. Los músculos de la cadera, por ejemplo, ayudan a balancear el cuerpo; sin embargo al estar sentado los músculos flexores de la cadera se vuelven cortos y tensos.

Otro ejemplo son los músculos de los glúteos, los cuales se vuelven flácidos después de periodos de tiempo prolongados de inactividad. Esto afecta la habilidad de tomar grandes zancadas, así como de mantener la estabilidad del cuerpo.

Atrofia de los órganos

Permanecer sentados por largos periodos de tiempo puede provocar enfermedades cardíacas y cardiovasculares, cáncer de colón y otros.

En pocas palabras, estos problemas se producen por la sobreproducción de insulina, que a su vez es uno de los resultados de los periodos de inactividad. La insulina hace que el flujo de sangre hacia los órganos sea más lento. El movimiento regular y constante ayuda a eliminar células cancerígenas gracias a que aumenta el nivel de antioxidantes, los cuales eliminan a los radicales libres. La sobreproducción de insulina también provoca aumento de peso, el cual contribuye a la diabetes y la obesidad.

Problemas en las piernas

Evidentemente, estar sentados durante mucho tiempo dificulta la correcta circulación de sangre a las piernas. Esto ocasiona que la sangre y otros líquidos se acumulen alrededor de los tobillos. La acumulación de líquidos en el área de los tobillos resulta en tobillos inflamados, venas varicosas e incluso la formación de coágulos dañinos. Otro problema causado por pasar mucho tiempo en esta posición es que los huesos se vuelven débiles y pierden densidad. Realizar actividad física regular, como caminar o correr ayuda a mantener los huesos fuertes y densos.

De acuerdo con el estudio mencionado anteriormente, las personas que vieron más televisión en un periodo de 8.5 años sufrieron un 61% más de muertes prematuras comparados con los que vieron en promedio menos de una hora al día.

Entonces, ¿cómo combatir esta epidemia de inactividad que va a la alza?

Para comenzar, si usted pasa mucho tiempo sentado es necesario que se asegure de sentarse recto y evite inclinarse sobre el teclado. Si es necesario, compre una pelota de ejercicio y trabaje sentado en ella para así mover sus músculos abdominales. Además así mantendrá su cuerpo naturalmente recto. Un banco sin respaldo también sirve al mismo propósito y es más estable que una pelota de ejercicio.

Después es necesario asegurarse de levantarse regularmente y estirarse. Pero, ¿qué tan seguido es necesario hacerlo? Los médicos recomiendan levantarse una vez cada media hora. Es necesario ponerse de pie y caminar un poco alrededor de su oficina durante algunos minutos. Esto permitirá que la sangre fluya de manera correcta y le permite al cerebro y los músculos funcionar óptimamente.

Por último, se recomienda practicar yoga con regularidad. Este ayuda a mantener los músculos flexibles, además de permitir que la mente se relaje y suelte el estrés del día de trabajo. Existen también escritorios para trabajar de pie, los cuales permiten a las personas trabajar en la posición correcta. Trabajar de pie ayuda a mejorar el flujo de oxígeno y sangre a través del cuerpo, lo que reduce el riesgo de formación de coágulos sanguíneos y otros problemas graves de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *