Cinco de las mejores fotografías de fantasmas y sus historias.

Dicen que hay que ver para creer. Hoy en día con toda la tecnología digital disponible para manipular imágenes es difícil creer en fotos reales de apariciones del más allá. Falsear fotografías a través de métodos como la doble exposición y trucos de laboratorio es tan antiguo casi como la fotografía misma. De hecho existen programas que fácilmente crean fantasmas para poner en fotografías y son lo suficientemente convincentes para engañar a las personas.

Sin embargo, las siguientes fotografías no han sido retocadas o alteradas, y son genuinas pruebas de algo inexplicable. Las siguientes fotos son consideradas por muchos, no solo verdaderas, sino prueba gráfica irrefutable de la existencia de esta clase de presencias.

1. Fantasma de la dama café de Raynham Hall

Esta imagen de la Dama Café es quizás la fotografía más famosa de un fantasma en la historia. Se cree que se trata de Lady Dorothy Townshend, esposa de Charles Townshend, el segundo vizconde de Raynham Hall, en Norfolk, Inglaterra; quienes vivieron a principios de los 1700s. Se rumoraba que antes de casarse con Charles, Dorothy había sido amante de Lord Wharton. Esta, entre otras razones era la fuente de las sospechas de infidelidad por parte de Charles. Se dice que aunque los documentos dicen que Dorothy murió y fue enterrada en 1726, en realidad su esposo la encerró en un remoto rincón de su hogar hasta su muerte, muchos años después.

Se dice también que el fantasma de Dorothy suele vagar cerca de la gran escalera de roble entre otras áreas de Raynham Hall. Está famosa fotografía fue tomada en septiembre de 1936, por el capitán Provand e Indre Shira, dos fotógrafos que fotografiaban la propiedad para la revista Country Life. Una vez revelada la imagen, se tuvo la primera fotografía de la Dama Café. Esta se publicó el 16 de diciembre de 1936. Desde entonces, el fantasma ha sido visto regularmente.

2. LORD COMBERMERE

Esta imagen de la Abadía de Combermere fue tomada en 1891, por Sybell Corbet. Se percibe ligeramente la figura de un hombre sentado en la silla a la izquierda del cuadro. Su cabeza, cuello y brazo derecho se pueden ver con claridad. Se cree que este hombre es lord Combermere.

Lord Combermere  fue un comandante británico de principios de los años 1800s que se destacó en batalla. Este murió en 1891 luego de ser fatalmente golpeado por una carroza jalada por caballos. Sybell Corbet tomó la fotografía de arriba en su casa, mientras a unos seis kilómetros de distancia se oficiaba el funeral del lord. Tomar esta imagen, según Sybell, tomó cerca de una hora, con los antiguos procedimientos fotográficos. Como posible explicación, se cree que quizás alguien entró a la sala y tomo asiento brevemente, dando lugar a la borrosa imagen. Sin embargo, esta idea fue desechada por los sirvientes, pues de acuerdo con sus testimonios, no había nadie en la casa en ese momento.

3. FREDDY JACKSON

Esta fascinante imagen fue tomada en 1919, pero nadie la vio sino hasta 1975, cuando sir Victor Goddard la publicó. Se trata de un retrato grupal del escuadrón de Goddard, que sirvió en la primera guerra mundial. En este retrato se observa un rostro extraño detrás del cuarto piloto de izquierda a derecha en la primera fila. Se dice que se trata de Freddy Jackson, un mecánico que murió accidentalmente un par de días antes en la base. El funeral de Jackson tuvo lugar el mismo día en que la imagen fue tomada. Fueron los mismos miembros del escuadrón quienes reconocieron al mecánico. Se cree que el espíritu de Jackson, en desconocimiento de su situación, decidió presentarse a la fotografía grupal.

4. El fantasma de la escalera Tulip

El reverendo Ralph Hardy, de White Rock, en British Columbia, capturó esta imagen en 1966. Su intención era tomar una fotografía de la elegante escalera conocida como la escalera Tulip ubicada en la sección de la casa de la Reina en el Museo Marítimo Nacional de Greenwich, Inglaterra.

Cuando reveló la imagen, descubrió una figura que parecía trepar por las escaleras, sujetando la baranda con ambas manos. Varios expertos, incluidos algunos de Kodak examinaron los negativos originales y llegaron a la conclusión que esta no fotografía no había sido manipulada de ninguna forma. El avistamiento de figuras inexplicables en la escalera es hasta cierto punto regular, así como el sonido de pasos subiendo o bajando la misma aun cuando no hay nadie en ella.

5. El fantasma del asiento trasero

La señora Mabel Chinnery decidió ir a visitar a su madre al panteón un día cualquiera, del año 1959. Llevaba su cámara para tomar algunas fotografías de la tumba. Luego de hacer esto, decidió tomar una de su esposo sin que este se diera cuenta.

Cuando revelaron las imágenes, la pareja se llevó una gran sorpresa al descubrir una figura sentada en el asiento trasero del auto. La señora Chinnery inmediatamente reconoció a su madre, pues llevaba sus característicos lentes. La imagen fue analizada por un experto que aseguró el efecto no era consecuencia de algún truco o una doble exposición: “Aseguro, con mi reputación de por medio, que esta imagen es legítima”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *